Automaquillaje

Automaquillaje

“No hay belleza perfecta, que no contenga alguna rareza en sus proporciones”.  Francisco de Quevedo

¿ QUÉ ES EL MAQUILLAJE?

Maquillaje es el arte de embellecer un rostro, mediante la aplicación adecuada de diversas técnicas como son: claro–oscuro, colorimetría y visagismo. El maquillaje busca enfatizar las cualidades estéticas de la persona al tiempo que oculta los defectos, considerando ocasión, edad y personalidad propia del individuo.

UN POCO DE HISTORIA…

El maquillaje, al igual que el arte, ha evolucionado a través del tiempo y aunque las expresiones cambian debido a factores sociales, económicos y culturales, el objetivo siempre ha sido el mismo: embellecer el rostro de la mujer. Para lograrlo, es importante contar con procedimientos, sistemas y técnicas auxiliares como el color, los efectos de claroscuro y por supuesto entender la morfología física y psicológica de un rostro.

Además del maquillaje para la mujer, existen expresiones artísticas aplicables a cine, teatro, televisión, mercadotecnia, etc. Hablaremos del maquillaje social:

CONCEPTO DE BELLEZA.

Aún en la actualidad muchos profesionales consideran la belleza como un concepto totalmente subjetivo, sin embargo a través de la historia artistas, diseñadores y arquitectos se han dado a la tarea de encontrar los factores específicos que nos llevan a otorgar dicho calificativo.

La Belleza, en términos filosóficos es la propiedad de las cosas que las hace ser amadas. Según Kant belleza se refiere a la perfección de los objetos, independientemente de su apreciación subjetiva.

El escultor Policleto, fue el primero en exponer su concepción de belleza en el tratado “Canon”. Estos conceptos fueron aplicados en Grecia clásica y posteriormente en Roma, donde el Arq.Vitruvio ( Siglo I A.C) los emplea variando la proporción al dividir el cuerpo en ocho partes del tamaño de la cabeza. A él se deben los dibujos, posteriormente reproducidos por Leonardo da Vinci, del hombre parado con los brazos en cruz, cuya medida es igual a la altura del cuerpo.

En la edad media el matemático Fibonacci, esclarece el ritmo matemático de la proporción. Leonardo da Vinci la nombra sección áurea y la aplica en sus obras, difundiendo este concepto en el mundo renacentista, Alberto Durero y Miguel Angel  emplearon la sección áurea como elemento de perfección y belleza.

A través del tiempo ha evolucionado la idea de belleza, sin embargo el concepto de proporción matemática sigue vigente ,tanto en arte, como en el rostro y cuerpo de un individuo. La Belleza entonces, se refiere a una apreciación objetiva, que permite determinar  matemáticamente los atributos y aparentes defectos de un rostro o cuerpo.

TRAS LA BÚSQUEDA DE LA PROPORCIÓN.

Antes de iniciar el proceso de maquillaje debemos  evaluar los rasgos y proporciones por medio de un análisis morfológico, mismo que científicamente permitirá elegir las tonalidades, contrastes y tendencias que desarrollaremos en dicho rostro. El análisis morfológico demuestra que  pocas personas cuentan con proporciones perfectas y éste es precisamente el papel que cumple el maquillaje: crear efectos visuales que permitan corregir  defectos, al tiempo que resaltamos  cualidades. Por ejemplo: un sombreado en  laterales de  nariz logrará una imagen más delgada, un tono marrón formando una línea debajo del maxilar inferior hará parecer el cuello más fino, sombra intensa cerca del lagrimal creará el efecto de cercanía entre ambos ojos; es posible hacer parecer unos labios grandes, ojos expresivos…en fin, existen infinidad de técnicas que pueden trasformar una imagen.

PROPORCIÓN EN UN ROSTRO.

El primer paso para un buen maquillaje es realizar un análisis morfológico. Necesitamos un vernier y una ficha técnica donde anotaremos los resultados. El primer paso será determinar la distancia que existe entre lagrimal y ángulo externo del ojo, ésta será nuestra medida unitaria, nuestro “canon”. La distancia obtenida deberá ser la misma que exista:

  • Entre ambos ojos (de lagrimal a lagrimal): determina ojos juntos o separados.
  • Como ancho de la nariz (en su base): determina una nariz delgada o ancha.
  • De comisura de labio a cresta de labio superior: determina labios cortos o largos.
  • De comisura  a centro de labio inferior: determina labios cortos o largos.
  • De base de la nariz a cresta de labio inferior: determina labios gruesos o delgados.
  • De cresta de labio inferior a borla del mentón: determina un rostro largo o corto.
  • De cresta de la ceja al borde del párpado inferior: determina ojos grandes o pequeños.

En caso de obtener alguna de las medidas exactas, se trata de áreas proporcionadas que por supuesto no requieren corrección.

Otra característica importante, aunque no determinante, es la forma de rostro. Anteriormente, se manejó la idea del rostro ovalado como perfecto, todas las correcciones se inclinaban a  simular dicha forma, sin embargo en la actualidad se acepta e incluso enfatiza por medio del maquillaje,  los rasgos y personalidad propia de cada individuo, independientemente de tratarse de un rostro cuadrado, redondo…etc.

Una de las principales normas para lograr dicho cometido es la observación; debemos aprender a observar todos los elementos que comprende un ser humano: sus gestos,  forma de vestir, de expresarse , su ocupación, forma de vida e incluso estrato socioeconómico.

Por supuesto no debemos olvidar la ocasión para la cual se realice el maquillaje, así como la hora del día y el tipo de luz a que estará expuesto . Todos estos factores ayudarán a determinar el tipo de maquillaje que le permitirá sentirse realmente bella.

COLOR EN EL MAQUILLAJE.

Cuando el hombre contempló por primera vez el arco-iris, inició la tenaz búsqueda por comprender el color…

Han sido necesarios más de 50 000 años para llegar a descubrir la fuente y origen del color, desde la época prehistórica se inició la inquietud de mezclar colores y crear procedimientos modificando los ocres naturales por la acción oxidante del fuego. Un claro ejemplo son las pinturas rupestres, así como vestigios arqueológicos que permanecen hasta nuestros días.

Antiguos filósofos como Homero y Aristóteles, se refieren en sus escritos al color. Hacia 1637 Descartes profundizó en tales conceptos. Los estudios más claros se inician con Isaac Newton, quien a sus 23 años fue capaz de reproducir el espectro solar y desarrollar la teoría científica de los colores luz. Tiempo después Tomas Young lleva la teoría de Newton a sus últimas consecuencias, demostrando que los colores proceden de la luz solar; Young afirmó que los colores no permanecen en los objetos y que la luz que vemos como blanca en realidad es una mezcla de todas las tonalidades del arco-iris.

En la actualidad, el color se ha convertido en un verdadero lenguaje del sentimiento,  puede comunicar ideas, alterar la sensibilidad y el estado de ánimo. El color es capaz de producir emociones y reflejos sensoriales importantes. Por ejemplo: el rojo es excitante, atrevido y agresivo; el amarillo representa arrogancia y se considera el color de la ira…sin embargo al combinarlos obtenemos la gama más cálida, vital y fascinadora del círculo cromático, representada principalmente por el color naranja.

Aún en forma inconsciente, el ser humano elige de forma natural los colores que le aportan bienestar. Los psicólogos modernos han evaluado la respuesta fisiológica del cuerpo humano ante distintos colores, encontrando, por ejemplo, que la presión y el ritmo respiratorio aumentan con el rojo, mientras que el verde logra tranquilizar y relajar el sistema nervioso. Ningún color es visto igual por dos personas, es un concepto de apreciación personal.  El color rodea nuestras vidas, por esta razón es importante comprender las leyes que le rigen .

La ley universal del color, nos dice que al pasar un rayo de luz por un prisma, éste se descompone en una gama infinita de colores visibles.

Un dato interesante, es que sin luz no existe el color; dependemos de la luz para su existencia. Para efectos tangibles, hablaremos de los colores pigmento, utilizados tanto en maquillaje como en arte y diseño.

CONCEPTOS BÁSICOS DE COLOR.

Es bien conocido el concepto de los colores primarios, considerados como puros, pues en su composición no interviene ningún otro, éstos son: amarillo, rojo y azul, mismos que forman un triángulo equilátero en el círculo cromático.

Los colores secundarios son aquellos que se forman de la unión de dos primarios en proporción 50% / 50%:

Azul + Amarillo= Verde

Amarillo+ Rojo= Naranja

Rojo+ Azul= Violeta

Los colores terciarios se forman de la combinación de un tono primario y uno secundario resultando el naranja rojizo, verde amarillento, violeta azulado…etc.

Otro concepto importante son los colores complementarios, que tienen la característica de neutralizarse entre sí. Se trata de pares diametralmente opuestos en el círculo cromático:

Amarillo – Violeta

Rojo – Verde

Azul – Naranja

Hablando de maquillaje la aplicación de los pares complementarios es muy valiosa, pues abren la posibilidad de nulificar virtualmente cualquier discromia.

Una vez comprendidos algunos términos básicos del color, lograremos crear armonías que permitan –por ejemplo- el impacto visual de un anuncio, el ambiente cálido y apacible de una habitación o la imagen adecuada de un maquillaje.

ASPECTO SENSITIVO DEL COLOR

Desde Platón hasta Einstein, los científicos no han dejado de ocuparse del fenómeno del color. Aunque la única teoría aceptada se atribuye a Newton, un siglo después el poeta y filósofo alemán Goethe en su libro “Teoría de los colores”, demuestra el carácter emocional y subjetivo del color. Tiempo antes Descartes afirmó que todo cuanto observamos ha de pasar por la apreciación emocional del alma para su interpretación.

Todo lo que el ser humano extrae del mundo  está condicionado por su cultura, intereses, emociones y fantasía, lo que aporta un carácter no sólo científico, sino emocional a los objetos y colores.

Es posible por medio del color influir sensorialmente  de manera positiva o negativa, podemos sugestionar, despertar recuerdos, provocar emociones y asociar ideas. Cada color cuenta con un infinito número de matices y tintes, juntos, permiten la creación de gamas y armonías que provocan mensajes emocionales específicos .

Se conoce como tinte  cualquier color al que se  ha agregado blanco, dando lugar a las tonalidades que conocemos como “colores pastel”; un ejemplo es el  azul cielo, tinte del azul. Si contrariamente  a cualquier color se le agrega negro, entonces se denominará matiz, un ejemplo es el borgoña, matiz del rojo.

COLORES CÁLIDOS Y FRÍOS

La moda ha impuesto gamas de apreciación sensorial definidas como “cálidas “ y “frías”.

Los colores cálidos se relacionan con el fuego y la luz, son estimulantes, activos y alegres; tienen un efecto óptico saliente y cercano debido a que la retina los capta en su parte frontal. Ejemplos clásicos de colores cálidos : naranja, ocre, amarillo, verde militar…etc.

Los colores fríos  se relacionan con el color del agua y del cielo, son tranquilos, sedantes, y pasivos; tienen un efecto entrante y lejano debido a que la retina  los capta en su parte más interna. Son ejemplos : el azul, gris, morado…etc.

Existen colores que pueden ser fríos o cálidos dependiendo de su composición, por ejemplo si un tono rojo contiene una pequeña cantidad de amarillo, formará el rojo escarlata (cálido), sin embargo si el rojo contiene una pequeña cantidad de negro formará el borgoña (frío). De la misma forma el verde será cálido conforme contenga mayor cantidad de amarillo, y frío conforme contenga un porcentaje mayor de azul.

Existen infinidad de conceptos que le permitirán entender y aplicar correctamente el color, tanto en maquillaje, como para cualquier situación o área que influya directamente en su persona: vestuario, accesorios, lugar de trabajo…etc. Estudie el color y logrará convertirlo en el mejor aliado de sus emociones…

Leave a Reply

Your email address will not be published.