La magia del color en nuestras vidas

La magia del color en nuestras vidas

La ley universal del color nos dice que al pasar un rayo de luz blanca por un prisma, este se descompone en una gama infinita de colores. La naturaleza nos ha dotado de color para alimentar el cuerpo y el espíritu. El color está en todas partes. El Ser humano reacciona a él y a sus efectos consciente e inconscientemente.

Nuestra presión sanguínea, nuestra respiración, la actividad muscular, el sueño y el sistema inmunológico están influidos por la luz y por ende por el color, sin dejar a un lado nuestras emociones y estado de ánimo.

El color es resultado de la vibración de ondas electromagnéticas. Nuestros sentidos pueden percibir solo un 40% de los colores que se proyectan gracias a la luz solar.

Por tanto aunque la luz blanca parece carecer de color, en realidad es la suma de todos los colores.

Cuando el hombre contempló por primera vez el arco-iris, inició la tenaz búsqueda por comprender el color…

Han sido necesarios más de 50 000 años para llegar a descubrir la fuente y origen del color, desde la época prehistórica se inició la inquietud de mezclar colores y crear procedimientos modificando los ocres naturales por la acción oxidante del fuego. Un claro ejemplo son las pinturas rupestres, así como vestigios arqueológicos que permanecen hasta nuestros días.

Antiguos filósofos como Homero y Aristóteles, se refieren en sus escritos al color. Hacia 1637 Descartes profundizó en tales conceptos. Los estudios más claros se inician con Isaac Newton, quien a sus 23 años fue capaz de reproducir el espectro solar y desarrollar la teoría científica de los colores luz. Tiempo después Tomas Young lleva la teoría de Newton a sus últimas consecuencias, demostrando que los colores proceden de la luz solar; Young afirmó que los colores no permanecen en los objetos y que la luz que vemos como blanca en realidad es una mezcla de todas las tonalidades del arco-iris.

En la actualidad, el color se ha convertido en un verdadero lenguaje del sentimiento, puede comunicar ideas, alterar la sensibilidad y el estado de ánimo.

El color es capaz de producir emociones y reflejos sensoriales importantes. Por ejemplo: el rojo es excitante, atrevido y agresivo; el amarillo representa arrogancia y se considera el color de la ira…sin embargo al combinarlos obtenemos la gama más cálida, vital y fascinadora del círculo cromático, representada principalmente por el color naranja.

Aún en forma inconsciente, el ser humano elige de forma natural los colores que le aportan bienestar.

Los psicólogos modernos han evaluado la respuesta fisiológica del cuerpo humano ante distintos colores, encontrando, por ejemplo, que la presión y el ritmo respiratorio aumentan con el rojo, mientras que el verde logra tranquilizar y relajar el sistema nervioso.

Ningún color es visto igual por dos personas, es un concepto de apreciación personal. El color rodea nuestras vidas, por esta razón es importante comprender las leyes que le rigen .

La ley universal del color, nos dice que al pasar un rayo de luz por un prisma, éste se descompone en una gama infinita de colores visibles.

Un dato interesante, es que sin luz no existe el color; dependemos de la luz para su existencia.

ASPECTO SENSITIVO DEL COLOR

Desde Platón hasta Einstein, los científicos no han dejado de ocuparse del fenómeno del color. Aunque la única teoría aceptada se atribuye a Newton, un siglo después el poeta y filósofo alemán Goethe en su libro “Teoría de los colores”, demuestra el carácter emocional y subjetivo del color. Tiempo antes Descartes afirmó que todo cuanto observamos ha de pasar por la apreciación emocional del alma para su interpretación.

Todo lo que el ser humano extrae del mundo está condicionado por su cultura, intereses, emociones y fantasía, lo que aporta un carácter no sólo científico, sino emocional a los objetos y colores.

Es posible por medio del color influir sensorialmente de manera positiva o negativa, podemos sugestionar, despertar recuerdos, provocar emociones y asociar ideas.

Cada color cuenta con un infinito número de matices y tintes, juntos, permiten la creación de gamas y armonías que provocan mensajes emocionales específicos .

COLORES CÁLIDOS Y FRÍOS

La moda ha impuesto gamas de apreciación sensorial definidas como “cálidas “ y “frías”.

Los colores cálidos se relacionan con el fuego y la luz, son estimulantes, activos y alegres; tienen un efecto óptico saliente y cercano debido a que la retina los capta en su parte frontal. Ejemplos clásicos de colores cálidos : naranja, ocre, amarillo, verde militar…etc.

Los colores fríos, en cambio, se relacionan con el color del agua y del cielo, son tranquilos, sedantes, y pasivos; tienen un efecto entrante y lejano debido a que la retina los capta en su parte más interna. Son ejemplos : el azul, gris, morado…etc.

Existen colores que pueden ser fríos o cálidos dependiendo de su composición, por ejemplo si un tono rojo contiene una pequeña cantidad de amarillo, formará el rojo escarlata (cálido), sin embargo si el rojo contiene una pequeña cantidad de negro formará el borgoña (frío).

De la misma forma el verde será cálido conforme contenga mayor cantidad de amarillo, y frío conforme contenga un porcentaje mayor de azul.

Llene su vida de color y logrará convertirlo en el mejor aliado de sus emociones…

Leave a Reply

Your email address will not be published.