Personalidad

Personalidad

CONOCE TUS PROPORCIONES: DISEÑA TU IMAGEN

Hablar de Imagen física es referirnos a la percepción que se tiene de una persona por parte de su grupo objetivo como consecuencia de su apariencia o de su lenguaje corporal.

La Imagen física comprende la apariencia física, el vestuario, los accesorios y el lenguaje corporal.

Una buena imagen física, nos permite influir de manera positiva en nuestro grupo humano. Produciendo estímulos adecuados, podemos lograr credibilidad y congruencia.

Para hablar de Imagen física, es importante comprender que es la belleza, así como analizar el proceso de evaluación y por ende la emisión del juicio de valor que otorgamos a una persona.

En la actualidad el término “Belleza”, ha cobrado gran importancia. A través de la historia, siempre ha existido algún modelo estético que marca la pauta en la sociedad. Dicho modelo responde a los diferentes aspectos que rodean al individuo: sociales, culturales, económicos, etc.

Muchos profesionales consideran la belleza como un concepto totalmente subjetivo, sin embargo a través de la historia artistas, diseñadores y arquitectos se han dado a la tarea de encontrar los factores específicos que nos llevan a otorgar dicho calificativo.

¿QUÉ ES BELLEZA?

La Belleza, en términos filosóficos es la propiedad de las cosas que las hace ser amadas. Santo Tomás la define como lo que visto o contemplado, produce deleite. Según Kant belleza se refiere a la perfección de los objetos, independientemente de su apreciación subjetiva. Algunos filósofos contemporáneos afirman que la belleza en sí no existe, sino que es esta apreciación subjetiva lo que le da el carácter de tal.

Estudios realizados por antropólogos y psicólogos, han comprobado que la percepción de la belleza radica, principalmente en la proporción, simetría, equilibrio y armonía de las partes. Se sabe que la simetría en el rostro es una de las causas más fuertes de atracción en los seres humanos.

Los griegos fueron los primeros en descubrir que la naturaleza tiene un orden matemático, donde detrás de la aparente diversidad de medidas existe un perfecto equilibrio y proporciones perpetuas. El ojo humano es capaz de evaluar estas características y las percibe como belleza.

El escultor Policleto, fue el primero en exponer su concepción de belleza en el tratado “Canon”. Estos conceptos fueron aplicados en Grecia clásica y posteriormente en Roma, donde el Arq. Vitruvio ( Siglo I A.C) los emplea variando la proporción al dividir el cuerpo en ocho partes del tamaño de la cabeza. A él se deben los dibujos, posteriormente reproducidos por Leonardo da Vinci, del hombre parado con los brazos en cruz, cuya medida es igual a la altura del cuerpo. La figura humana queda dentro de un cuadrado perfecto cuyas diagonales se cruzan en el pubis, marcándolo como centro. También dibujó el canon de la figura humana, con los brazos en alto y las piernas abiertas, dentro de una circunferencia cuyos diámetros se cruzan en el ombligo.

En la edad media el matemático Fibonacci, esclarece el ritmo matemático de la proporción. Leonardo da Vinci la nombra sección áurea y la aplica en sus obras, difundiendo este concepto en el mundo renacentista, Alberto Durero y Miguel Ángel emplearon la sección áurea como elemento de perfección y belleza.

Así como el ojo humano, capta de inmediato un cuerpo proporcionado, aprecia también como belleza la posibilidad de procreación. Estudios realizados por el antropólogo Donald Symons, indican que el hombre, es atraído instintivamente por la forma y contorno de la cadera y cintura, si la mujer es propicia para la fertilidad.

La mujer sana en edad reproductiva tiene una relación cintura cadera de 2 a 3. En Holanda, en 1993, se realizaron investigaciones que afirman que el más mínimo aumento de la cintura en relación con la cadera, puede ser indicador de problemas reproductivos.

Esta capacidad del hombre para detectar en el cuerpo femenino la posibilidad de preservación de la especie, a través de la proporción cintura-cadera, explica porque se han considerado como bellezas, mujeres de diferentes tallas. Aparentemente no hay vínculo entre la belleza de las mujeres plasmadas en la obra de Rubens, Durero o Ingres , así como las modernas top models. Han cambiado las dimensiones, no la proporción.

Esta relación de medidas es una constante que ha sido comprobada por estudios realizados en el departamento de psicología de la Universidad de Texas.

A través del tiempo ha evolucionado la idea de belleza, sin embargo el concepto de proporción matemática sigue vigente, tanto en arte, como en el rostro y cuerpo de un individuo. La Belleza entonces, se refiere a una apreciación objetiva, que permite determinar matemáticamente los atributos y aparentes defectos de un rostro o cuerpo.

La Antropometría, antropomorfología y la geometría facial, son técnicas auxiliares, que permitirán valorar de forma clara y sistemática las características de un rostro o cuerpo.

ANTROPOMETRÍA

La Antropometría se refiere a las medidas y proporciones de un cuerpo. Esto nos permitirá, evaluar las características propias del individuo, con el fin de producir adecuadamente estímulos en su indumentaria, que le confieran una imagen más proporcionada y armónica.

Tanto en el hombre como en la mujer se divide la estatura total de la persona entre 4, obteniendo así cuatro segmentos:

  • Del punto más alto de la cabeza a altura de pezón: Busto
  • De la altura del pezón a hueso púbico: Talle
  • Del hueso púbico a la base de la rótula: Muslo
  • De la base de la rótula a la planta de los pies: Pierna

Cuando las medidas coinciden, hablamos de proporción, de no ser así, por medio de efectos visuales en cuanto a forma, color y textura en vestuario y accesorios, podremos modificar virtualmente para favorecer la imagen física.

ESCALA.
Se toma la medida de la mano que no se usa sobre el hueso de la muñeca:
HUESO CHICO Max. 14 cm.
HUESO MEDIANO 14-16 cm.
HUESO GRANDE 16 cm. o más

ESTATURA.
Se toma sin zapatos:
PETIT Max. 155 cm.
PROMEDIO 155-169 cm.
ALTA Más de 1.70

ANTROPOMORFOLOGÍA MUJERES.

FORMA “8”

Hombros y caderas balanceados. Busto y caderas redondeadas. Cintura marcada. Figura ideal. El objetivo es minimizar las curvas y alargar la figura.

Se recomienda:
• Vestidos camiseros, falda amplia, con pliegues.
• Vestidos envolventes.
• Faldas rectas o con amplitud discreta.
• Pantalones rectos o con pinzas discretas.
• Conjuntos de telas suaves, drapeadas sobre las caderas.
• Cuellos en “v”

Evitar:
• Sacos con hombreras muy cuadradas,suéteres voluminosos.
• Ropa muy entallada.
• Bolsillos en la parte superior.
• Líneas horizontales
• Estampados en la línea de busto y cadera.

FORMA “A”

Hombros y busto estrechos. Caderas más anchas. El objetivo es crear volumen arriba de la línea de la cadera, y minimizar caderas y muslos.
Se recomienda:
• Estilos con adornos en la parte superior como: fruncidos, bolsillos, hombreras y cuellos grandes.
• Sacos rectos con hombreras, el largo debe estar o por arriba o por debajo de la parte más ancha de las caderas.
• Blusones
• Trajes de dos piezas.
• Accesorios en la parte superior.

Evitar:
• Halter
• Mangas ranglan
• Costuras horizontales, pinzas, pliegues o fruncidos en la cadera.
• Sacos ajustados que marquen la cadera.
• Colores oscuros arriba y claros abajo.

FORMA “V”

Hombros anchos. Busto de medio a grande. Cintura y cadera angostas. Espalda ancha. Piernas delgadas. El objetivo es minimizar busto y espalda, así como ampliar la cadera.
Se recomienda:
• Manga ranglan.
• Falda con volumen abajo, pliegues anchos
• Blusas de diseño sencillo.
• Vestidos acinturados, de líneas rectas o camiseros.

Evitar:
• Hombreras.
• Solapas anchas.
• Tops con líneas horizontales
• Bolsillos pesados en la parte superior.
• Mangas de gran tamaño.
• Sacos y vestidos cortos.
• Telas gruesas o pesadas en la parte superior.

FORMA “H”

Hombros y caderas balanceados. Pocas curvas-angular. Sin cintura. Silueta recta de arriba hacia abajo. El objetivo es minimizar la parte superior y crear una figura más torneada.
Se recomienda:
• Sacos semi-acinturados
• Faldas circulares.
• Faldas o pantalones con cintura marcada hacia abajo.
• Telas como el algodón ligero, gabardina, lino y seda

Evitar:
• Cinturones anchos o en color contrastante.
• Líneas y patrones horizontales.
• Bolsillos grandes en la cadera.
• Sacos anchos y cuadrados.

FORMA “I”

Hombros, cintura y caderas angostos. Silueta recta y delgada, sin curvas. El objetivo es dar más volumen y forma.
Se recomienda:
Volumen y vuelos en blusas, faldas y pantalones.
Fruncidos, pliegues, pinzas, bolsillos.
Telas con textura:lana, terciopelo, tweed, tejidos
Estampados.

Evitar:
Ropa entallada
Pantalones y faldas rectos
Rayas y diseños verticales.
Vestidos strapless o grandes escotes.
Vestidos con cuello de tortuga.

FORMA “O”

Busto, cintura y caderas voluminosas. Abdomen prominente. Por lo general, baja estatura, figura redonda. El objetivo es alargar y adelgazar.
Se recomienda:
Sacos holgados hasta la cadera o más largos.
Túnicas o chemise.
Blusas ligeras.
Faldas o pantalones con cintura marcada hacia abajo.
Vestidos rectos
Accesorios en cuello.

Evitar:
Texturas pesadas o voluminosas
Cinturones anchos o llamativos
Ropa entallada o muy acinturada
Líneas y patrones horizontales

FORMA “X”

Figura ideal, proporcionada y balanceada. Hombros y caderas en proporción. Cintura bien definida. Puede lucir su figura y usar cualquier estilo.

CROMOMETRÍA

El color es un código capaz de transmitir ideas. En cuanto a imagen física el color es una herramienta que armonizará nuestra proyección.

El maquillaje debe armonizar con el colorido natural de ojos, piel y cabello.

En cromometría el color tiene las siguientes características:
• Matiz: Es el color en sí.
• Temperatura: Puede ser cálida o fría.
• Valor: Que tanto blanco o negro contiene un color.
• Croma: Indica la pureza de color, que tan opaco o brillante es.

La cromometría, permite determinar a qué estación pertenece un hombre y una mujer, para destacar por medio del color las facciones de un rostro así como las características de un cuerpo. Cada estación cuenta con tres características: temperatura, valor y croma.

ANÁLISIS DE PIEL:
Temperatura: La calidez o frialdad de una piel depende de la base. Para una piel fría el bajo tono deberá ser rosa o azul. Para una piel cálida amarillo o dorado.
Valor: Se refiere a qué tan clara o profunda es la piel.
Croma: Se relaciona directamente con la textura de la piel. Se considera brillante si es suave, de color uniforme, luminosa y tersa. Por el contrario opaca si es gruesa, con discromias, mate y con imperfecciones.

ANÁLISIS DE CABELLO:
Temperatura: Fríos: plateado, entrecano, negro, castaño oscuro. Cálidos: Rubio, dorado, castaño cobrizo, pelirrojo.
Valor: Claridad o profundidad del color de cabello.
Croma: Se considera brillante si es: lacio, de tono uniforme, luminoso, suave y delgado. Opaco si es quebrado o rizado, con tonos variados, mate, grueso y abundante.

ANÁLISIS DE OJOS:
Temperatura: Fríos: azules, grises, violeta, negros. Cálidos: Miel, amarillos, verdes.
Valor: Que tan claro u obscuro es el ojo.
Croma: Brillante: tono uniforme. Opaco: presenta muchos colores.

Al obtener las características anteriores, podremos acercarnos a la posible estación:
OSCURO: Invierno-Otoño
BRILLANTE: Invierno-Primavera
OPACO: Otoño-verano
CLARO: Primavera-verano
CÁLIDO: Primavera-otoño
FRÍOS: Invierno-verano

Leave a Reply

Your email address will not be published.