Obesidad y celulitis

Obesidad y celulitis

OBESIDAD

Definición

La obesidad se puede definir, como una sobrecarga hídrica y lipídica más o menos importante que invade los tejidos subcutáneos y los espacios intercelulares.

La obesidad oscila desde el sobrepeso hasta un aumento de un 15% a un 30% del peso considerado ideal.

Se trata de un problema complejo y el manejo es difícil de llevar por el cliente, quien por lo general ingiere más de lo que consume el organismo y por lo tanto cursan con balance energético negativo que se manifiesta como exceso de grasa corporal y tarde o temprano, provocará complicaciones en aparatos y sistemas.

En la antigüedad, el obeso era prototipo de salud y belleza, en la actualidad, esta idea está desechada, pues la moda impone cuerpos demasiado delgados que conducen a desórdenes alimenticios como bulimia y anorexia.

Datos interesantes

En los países desarrollados, la gordura se ha convertido en un fenómeno inquietante debido a los efectos perniciosos para la salud. Si se tiene en cuenta que una persona es obesa cuando más del 25% de su masa corporal está formada por grasa, entonces existen en el mundo 200 millones de gordos, de ellos, el 10% vive en México.

En en VII Congreso sobre la Obesidad celebrado en Toronto, los especialistas afirmaron que en la última década el número de personas con exceso de peso había aumentado un 30% en los países industrializados, lo que es más preocupante es que el sobrepeso ha empezado a afectar a los niños.

La obesidad implica no sólo un problema estético, lleva consigo un cúmulo de patologías, tales como:

  • arterioesclerosis
  • hipertensión
  • diabetes
  • cálculos renales y biliares
  • cáncer de pecho y útero
  • infertilidad

Debido al sobrepeso que han de soportar las articulaciones de carga como: rodillas, tobillos y caderas, sufren artrosis y otros daños. Cuando el obeso se encuentra tumbado, el peso de las vísceras y la grasa abdominal comprime el abdomen, lo que dificulta la respiración y entorpece por consecuencia el sueño, manifestando el individuo fatiga crónica.

La sociedad, los médicos y los profesionales en belleza preocupados por este problema han intentado infinidad de tratamientos, medicamentos, terapias, sin embargo a la fecha no se ha encontrado una solución universal.

Hasta el momento la mejor alternativa exige el cambio de hábitos de vida, que van desde una alimentación adecuada, ejercicio moderado, higiene mental y como apoyo tratamientos estéticos, pero ante todo la firme convicción de vivir una vida sana y feliz.

El peso ideal

La mayoría de los médicos están de acuerdo en que es muy difícil definir el peso ideal, ya que varía según los individuos y las condiciones que le rodean.

Se llega al peso adulto a los 25 años. Es la edad en la que el tamaño del esqueleto no varía, ya que terminó la osificación. Se considera el peso ideal el que ha adquirido una persona sana de 25 años.

A partir de la altura y el peso se puede definir el peso ideal.

La tabla conocida como índice de masa corporal (IMC), marca parámetros de sobrepeso y obesidad.

Tipología

  • Sobrepeso:   10% por encima del peso ideal
  • Obesidad endógena: factores endócrinos y factores neurológicos
  • Obesidad exógena: aporte energético excesivo

Los síntomas de la obesidad, además del aumento de peso, son: la dificultad de la respiración, cansancio fácil, trastornos cardíacos y renales, predisposición a la gota y otras enfermedades de recambio.

La obesidad incide gravemente en la duración de la vida humana.

El tratamiento de la obesidad se basa en corregir el desequilibrio hormonal en el caso de obesidad endógena, en cambio, en casos exógenos o por alimentación excesiva, se debe aconsejar un régimen dietético y tratamientos estéticos acorde a las necesidades del tejido.

Dichos tratamientos pueden ser:

  • electroterapia
  • hidroterapia
  • termoterapia
  • masaje
  • thalasoterapia

Por supuesto apoyado siempre por ejercicio moderado, cambio de hábitos de alimentación y un equilibrio psicológico.

CELULITIS

            La palabra celulitis designa inflamación o infección de las células; debemos entender que “celulitis” no es el término correcto para esta afección de tipo no inflamatorio. El término correcto puede ser: fibroedema geloide subcutáneo o, hidrolipo distrofia, o paniculito edemato degenerativo esclerótica.

Se trata de una alteración del tejido conjuntivo, que lleva consigo perturbaciones en el funcionamiento normal de los diversos sistemas vitales del organismo.

La celulitis representa una alteración edematosa, fibro esclerótica del tejido subcutáneo. No debe confundirse con adiposidad, pues los adipositos no sufren ninguna alteración física o bioquímica.

La esteticista deberá comprender la fisiología y anatomía del tejido subcutáneo, para lograr modificar la lesión.

El tejido subcutáneo está compuesto por:

  1. Células esencialmente adiposas (lípidos: 11%)

*fibroblastos:  intervienen en la formación de las fibras y la sustancia fundamental
*histiocitos:   actúan en procesos inflamatorios
*mastocitos:   producen histamina y heparina
*linfocitos y plasmocitos: producen anticuerpos

  1. Fibras

*colágenas       (79%)
*elásticas       (2%)
*reticulinas

  1. Líquido intersticial, fundamental o tejido conjuntivo:

*gel amorfo de baja densidad compuesto de mucopolisacáridos y glicoproteínas.

  1. Red sanguínea y linfática, encaminada a la recolección de metabolitos tóxicos.

            El tejido celular subcutáneo, además de dar forma y elasticidad a la piel, se considera sostén mecánico, vía para intercambio de nutrientes y toxinas entre sangre y tejidos, centro inmunológico, y regulador de la termogénesis.

Por la gran cantidad de funciones que cumple, cualquier anomalía se manifiesta de inmediato.

Causas de la celulitis

  • factor genético: la celulitis es multifactorial, se instala con preferencia en la región lumbar, nalgas, muslos, rodillas, tobillos, brazos y nuca.
  • insuficiencia digestiva
  • factores metabólicos
  • insuficiencia respiratoria
  • factor emocional
  • vida sedentaria
  • factores endocrinos
  • causas mecánicas

Etapas de la celulitis

La celulitis, es progresiva y puede dividirse en cuatro etapas:

  1. Fase edematosa: el entorpecimiento del sistema de eliminación de desechos, aumenta en el interior del tejido la cantidad de líquido intersticial. Este edema raras veces es advertida por la paciente. Algunos síntomas (cansancio, pesadez) pueden orientar hacia un diagnóstico certero.
  2. Fase exudativa: si la congestión no es controlada, comprime los capilares con el consiguiente aumento del retardo circulatorio. Para compensar su incapacidad, la red venosa se dilata y por lo tanto sus paredes se permeabilizan (se vuelven más porosas) y exudan, dejan escapar parte de su contenido de suero y elementos de desecho, el tejido empieza a intoxicarse convirtiendo en crónica la enfermedad: la celulitis produce más celulitis.
  3. Fase de densificación del medio o intoxicación: los residuos, al no ser convenientemente evacuados por el torrente sanguíneo de retorno (venoso), se convierten en cuerpos extraños que provocan reacciones químicas (de defensa). El tejido subcutáneo adopta una consistencia viscosa y cada vez más espesa que irrita las fibras elásticas que al rigidizarse se contraen. La retracción interna determinará modificaciones exteriores: cada retracción de una porción de fibras se verá a nivel superficial como un pocito. La modificación de las fibras, la acumulación de líquido (edema) y el aspecto gelatinoso (geloide) de la sustancia fundamental, explica la denominación de fibroedema geloide.
  4. Fase de degradación paulatina: los vasos sanguíneos empiezan a doblarse, por lo que la circulación se obstaculiza más todavía. Esto aumenta la cantidad de desecho y el tejido fibroso continúa endureciéndose hasta quedar macizo y hermético.   Puede llegar el momento en que el tejido comprima y ahogue no sólo a los capilares, sino también a las fibras nerviosas, lo que determina la aparición de dolor. El tejido conjuntivo muestra modificaciones enzimáticas en la estructura de los mucopolisacáridos que se polimerizan y forman cadenas.

Diagnóstico

Además de la evaluación manual, habrá que interrogar al paciente en cuanto a: antecedentes, irregularidaes menstruales, pesadez, factor emocional, ejercicio, etc.

Deberá establecer parámetros y observar: edema, estasis capilar venoso, insuficiencia venosa, calidad de piel, lipoedema, dolor, flacidez, estrías, etc.

El tratamiento: sus objetivos

El tratamiento adecuado de la celulitis debe procurar interrumpir el círculo vicioso, corregir las causas y hacer desaparecer los efectos.

El objetivo es ayudar a los sistemas venoso y linfático a trabajar adecuadamente y al sistema arterial a nutrir y oxigenar suficientemente los tejidos.

El programa cumple con el propósito de:

  1. evitar el ingreso al organismo de sustancias dañinas (dieta baja en sales, tóxicos)
  2. estimular la labor de los órganos depuradores (hígado, riñones, intestinos, pulmones y piel)
  3. favorecer mecánicamente el retorno de la sangre venosa y la linfa (masajes, posturas, movimientos, gimnasia)
  4. controlar el desgaste psíquico (relajamiento, manifestación de emociones).

Leave a Reply

Your email address will not be published.