Sistema Tegumentario: La Piel

Sistema Tegumentario: La Piel

LA PIEL

La piel es uno de los órganos más importantes del ser humano, tan esencial en el funcionamiento del organismo como el corazón, el hígado o el sistema nervioso. Es una cubierta indispensable para una adecuada armonía del organismo. Muchos han considerado a la piel como espejo de la salud e incluso de las emociones, pues existe una estrecha relación entre la psique y la piel.

La piel recubre la totalidad de la superficie corporal, continuándose en los orificios naturales. Es un órgano anatómico y funcionalmente complejo, ligado a la fisiología y patología de todo el organismo.

Su falta, como sucede en algunas enfermedades congénitas (aplasia cutis) o en lesiones graves como quemaduras, pone en peligro la propia vida del individuo.

Por la complejidad de sus funciones, se requiere de un conocimiento amplio y profundo de su anatomía, histología y fisiología.

Características generales

            La piel en los primeros años de nuestra vida, es turgente, hidratada, fina y muy grasa. En la edad escolar, la piel va perdiendo agua y grasa. Después de los veinte años, empieza a deshidratarse lentamente: así vemos que en el anciano, la piel se presenta seca, escamosa, con telangiectasias (dilataciones anormales, generalmente bien circunscritas, de vasos de pequeño calibre, que se presentan en forma de pequeñas lesiones de color rojo, casi siempre localizadas en la piel o en las mucosas), son pieles delgadas con manchas leucodérmicas, hiperqueratosis actinias, sin brillo, el pelo disminuye a medida que progresa la degeneración de las células de sus tejidos.

La superficie de la piel no es lisa, forma diversos pliegues y hendiduras que se producen por los movimientos musculares y articulares. La superficie cutánea está cubierta de pelo o vello, excepto en las regiones plantar y palmar.

La piel varía también de aspecto según las razas, los temperamentos y el tipo de vida que se lleve. La piel de cada ser humano presenta una individualidad físico-química muy marcada y tiene fragilidad hacia cierto número de sustancias, medicamentos, productos químicos y alimenticios,   en ocasiones presenta alergias a ciertas radiaciones caloríficas.

La piel de la cara es también un espejo del estado general físico y moral del individuo, ya que toda perturbación se manifiesta por afectaciones cutáneas inestéticas como: urticaria, acné, aczema, etc. conocidas como dermatitis.

Todas estas generalidades de la piel son de gran importancia y la esteticista deberá tomarlas muy en cuenta para determinar el tratamiento adecuado a cada cliente y formular así un buen diagnóstico.

Embriogenia

El complejo órgano cutáneo cumple a su vez, un complejo desarrollo intra-uterino.

La piel se deriva del ectodermo y mesodermo.

El ectodermo da origen a:

Epidermis
Folículo piloso
Glándulas sebáceas y sudoríparas
Uñas
Melanocitos

El mesodermo da origen a:

Tejido conectivo
Músculo piloerector
Vasos capilares
Células de Langerhans
Dermis

La epidermis y dermis se forman a partir del primer mes de vida intrauterina y al quinto han completado su desarrollo, en este primer mes los melanocitos emigran a la cresta neural de la piel completando su desarrollo al tercer mes. Aproximadamente al tercer mes de vida se forman uñas y pelos y posteriormente las glándulas cutáneas. Al cuarto mes se forma el tejido subcutáneo, finalizando su formación entre el octavo y noveno. Al quinto mes son visibles los pelos.

Anatomía cutánea

Extensión media:                    1.85 metros cuadrados
Peso:                                       4 kg (6% del peso corporal)
Volumen:                                4000 centímetros cúbicos
Espesor:                                 2.2 mm (media)
4 mm   (en la nuca)
3 mm   (en región palmar y plantar)
0.5 mm (en párpados e interior de la oreja)

La piel presenta en su superficie más de 2.5 millones de orificios pilosebáceos y pliegues losángicos.

ESQUEMA DE LA PIEL

Constitución anatómica

            Capas de la piel

La piel está formada por tres capas diferentes, tanto por la naturaleza de sus células como por su aspecto.

Estas capas son:

  • Epidermis (capa externa)
  • Dermis (capa intermedia)
  • Hipodermis (capa interna o tejido subcutáneo)

Sobre la epidermis se aprecian dos estratos invisibles, llamados manto graso y manto ácido. Éstos forman la micro-atmósfera que rodea y defiende a la piel contra gérmenes y hongos.

Epidermis

La epidermis es tejido epitelial o de recubrimiento, sus células se presentan tomando parte de cinco capas o estratos, dentro de los cuales se encuentran algunas teminaciones nerviosas. Dentro de estos cinco estratos se desarrolla un fenómeno llamado renovación celular, que se efectúa en el organismo a nivel de la epidermis únicamente.

Las capas de la epidermis son:

  1. Estrato basal germinativo y pigmentario
  2. Estrato de Malpighi
  3. Estrato granuloso
  4. Estrato lúcido
  5. Estrato córneo o queratinizado

Estrato basal germinativo

Está formado por una sóla capa de células cilíndricas basófilas apretadas, que se adhieren fijamente a la capa superficial de la dermis para constituir la unión dermo-epidérmica que se encuentra sobre la línea ondulante de la base imaginaria que separa la epidermis del corion (dermis).

Estas células de apariencia cilíndrica son de tres tipos:

  1. Basales o queratinocitos
  2. Células dendríticas: melanocitos y células de Langerhans
  3. Melanocitos

Los melanocitos aparecen como células claras que al teñirse con tinciones de plata, transfieren la melanina a los queratinocitos. La célula de Langerhans presenta antígenos, contiene gránulos o cuerpos raquetoides. La célula de Merkel funciona como mecanorreceptor y tiene relación con terminaciones nerviosas sensitivas.

Estas células germinativas toman de la dermis sus bases nutritivas (redes arteriales y venosas) y generan células que empujadas por la producción de otras nuevas, forman parte por turnos de los diferentes estratos de la epidermis, desvitalizándose, endureciéndose y aplanándose a través del proceso de este fenómeno. Finalmente estarán eliminándose en forma de polvillo de células muertas en la parte superficial del estrato.

Desde este estrato (germinativa) se desarrollan los anexos de la piel, cabello, vello y uñas.

Son los vasos sanguíneos de la dermis los que nutren las células del estrato germinativo, ya que como dijimos anteriormente no hay vasos sanguíneos en la epidermis.

Estrato espinoso o mucoso de Malpighi

            Este estrato está constituída por tres o cuatro bases de células poliédricas unidas por puentes intercelulares o desmosomas que le dan un aspecto característico; son células aún llenas de vida.

El papel biológico de esta capa es muy importante si se analiza la naturaleza de las partículas que se acumulan en los núcleos celulares, colesterol, aminoácidos, etc. Se han identificado en su interior tonofilamentos.

Estrato granuloso

Está formado de una a cuatro capas de células semi-aplanadas, de citoplasma espeso que presenta partículas de una sustancia especial llamada queratohilina (precursor de la queratina), que comienza a desvitalizar las células. El núcleo presenta inicios de atrofia.

Estrato lúcido o capa brillante

            Sólo presente en piel muy gruesa (zona palmar y plantar) formada por eleidina.

Presenta células con núcleo aplanado, el plasma intermedio desaparece. En este estrato se observa una barrera invisible químico-eléctrica que protege al organismo de la deshidratación profunda y modifica el pH de la epidermis; de alcalino se vuelve ácido, para proteger la superficie de la piel de una invasión de microbios. En este estrato aparece el núcleo embebido de queratina.

Estrato córneo

            Este estrato está formado por quince o veinte bases de células sin núcleo, que contienen queratina blanda, secas y resistentes, cada vez más aplanadas que van hacia el exterior para formar finalmente placas sumamente delgadas a punto de descamarse. Existe un estrato adicional que es el estrato descamante cuyas células completamente aplanadas, queratinizadas y desecadas se despegan en forma de polvillo. El papel más importante de esta capa cuyas células están en queratina y además deshidratadas será de defensa de la piel.

Dermis

Representa la reserva de agua de la piel pues contiene 60% de líquidos. La dermis es la capa fundamental de la piel, es una capa elástica, fibrosa y densa.

Las funciones esenciales de la dermis son: asegurar la nutrición de la epidermis ayudada por su red de vasos sanguíneos y linfáticos; la sensibilidad de la piel por los corpúsculos del tacto; la solidez mecánica del revestimiento cutáneo por su concentración de fibras elásticas.

Está compuesta por: tejido conectivo, vasos, nervios, anexos cutáneos, fibras proteínicas y sustancia fundamental. Hay tres clases de fibras proteínicas: colágenas, reticulares y elásticas.

La sustancia fundamental está compuesta de mucopolisacáridos, fibroblastos, histiocitos, polimorfos nucleares y plasmocitos.

La vasculatura está dada por un plexo superficial y uno profundo y hay una red paralela de vasos linfáticos.

La piel debe su elasticidad y solidez a las fibras de colágeno y elastina. Esta capa se encuentra por debajo de la epidermis.

Los órganos y faneros contenidos en la estructura de la dermis, son los siguientes:

  1. Vasos sanguíneos
  2. Vasos linfáticos
  3. Glándulas sudoríparas
  4. Glándulas sebáceas
  5. Raíz del pelo
  6. Músculos horripiladores
  7. Redes nerviosas
  8. Corpúsculos del tacto

La dermis se divide en tres zonas:

superficial o papilar
media o reticular
profunda o corion

El cuerpo superficial o papilar es llamado así por las proyecciones digitiformes del corion que se ensamblan en la epidermis. Esta zona abundantemente vascularizada tiene con el estrato germinativo las funciones regeneradoras.   En esta zona se encuentran los fibroblastos. Las células del cuerpo papilar forman parte del sistema retículo-endotelial, que tiene un papel esencial en el organismo.

El corion o zona profunda , con espesor de 1.5 a 2mm, contiene las fibras de colágena y de elastina.

COLÁGENA

Representa el 75% de la dermis, es una fibroproteína que tiene una fuerza de densión de 100kg/cm2. Se distribuye en forma de bandas y se caracteriza por sus aminoácidos: hydroxiprolina hydroxilina que entran en su composición.

Las fibras de colágena contienen una gran cantidad de escleroproteínas formadas por tres cadenas de 1200 aminoácidos. La colágena no es un material inerte ya que continuamente va formándose o desintegrándose.

El colágeno adulto, tiene diversos componentes, unos se disuelven y otros son insolubles; la parte insoluble forma el núcleo de las fibras y representa la mayor parte de la molécula. Las uniones intercelulares se establecen en mayor cantidad al madurar la colágena y aumenta así la solidez de las fibrillas.

Con la edad hay menos síntesis de colágeno. Hay varios factores que intervienen en su metabolismo: corticoides (sustancias segregadas por la corteza de las gándulas suprarrenales), gestógenos, progesterona, embarazo, etc.

ELASTINA

El tono de la piel está dado por las fibras elásticas que constituyen el 4% de la dermis, son escleroproteínas albuminoides. Su propiedad funadmental es la elasticidad, puede extenderse un 100% de su longitud sin romperse.

En la piel normal son encargadas de mantener la fuerza que restaura la piel extendida. La piel normal que es elástica sólo hasta cierto punto, puede ser estirada durante unos segundos y en forma reversible sólo hasta un 50% de su longitud.

Hay algunos autores que indican que su principal función es la de soporte, ya que hay más fibras elásticas en los adultos (piel menos extensible) que en los niños (piel con mayor extensibilidad).

Estas fibras son las que se rompen en los aumentos bruscos de volumen que sufre el organismo, principalmente en los jóvenes y adultos.

En casos de obesidad, embarazo, etc. ocasionan las llamadas estrías atróficas.

Hipodermis

La hipodermis es la capa profunda de la piel llamada también dermis profunda o tejido subcutáneo.

            Es una prolongación de la dermis, no habiendo límite claro entre ésta y la hipodermis.

Está formada por tejido conjuntivo laxo, células adiposas o granulosas, fibras conjuntivas, fibras elásticas en proporción variable, todo esto bañado en una sustancia líquida; en ella encontramos, entre un sistema de lobulillos adiposos, glándulas de la piel, así como raíces del pelo; un sistema de amplios espacios delimitados por fibras colágenas y elásticas que fijan la piel a las facias y al periostio. En su totalidad este sistema constituye el panículo adiposo cuyo desarrollo depende del grado de alimentación y factores hormonales.

Esta estructura confiere a la hipodermis una flexibilidad que le permite amortiguar los golpes ligeros y representa también un aislamiento térmico.

En caso de contener exceso de grasa, la hipodermis será la sede de la obesidad. En ella podemos encontrar también acumulación del líquido intersticial cuya alteración conocemos con el nombre de celulitis (fibro edema geloide sub-cutáneo).

            Composición química de la piel.

            Los componentes de la piel son los siguientes:

  • agua
  • sales minerales
  • lípidos
  • prótidos
  • oligoelementos

AGUA

Representa de un 70 a 75% de la composición química de la piel y del 8 al 10% del líquido total del organismo.

Las capa epidérmica contiene:
10% en el estrato córneo
70% en el estrato profundo

El agua constituye alrededor de las dos terceras partes del peso corporal de un hombre adulto. Puede decirse que el organismo está formado por agua en la que se hallan dispersadas micelas (partículas coloidales), iones y moléculas.

Por tal razón se comprende cuán fundamentales son en los seres vivientes los fenómenos físicos y químicos de las soluciones verdaderas y coloidales.

El agua es el constituyente más abundante del organismo y el medio universal en que tienen lugar los procesos de absorción, transporte, intercambio, secreción y excreción del organismo. Sin agua no hay vida posible, su papel biológico depende de sus propiedades físicas y químicas que son notables.

Es el líquido capaz de disolver mayor número de sustancias, que según el tamaño de sus partículas se hallan en estado de micelas, moléculas o iones

Estas últimas partículas (iones) tienen carga eléctrica, esta circunstancia es de gran importancia biológica y es posible debido a la constante dieléctrica del agua.

El papel del agua es fundamental en la termorregulación del cuerpo humano.

La proporción del agua oscila dentro de límites muy estrechos gracias a un equilibrio muy bien regulado, entre las cantidades de agua que se ingieren y las que se eleminan. Como principio general puede decirse que el organismo tiende a eliminar agua en exceso y a retenerla cuando es insuficiente.

Los órganos que contienen mayor cantidad total de agua son: los músculos y la piel. Es en ellos donde se deposita principalmente el agua ingerida o inyectada.

En algunos casos patológicos pueden acumularse considerables cantidades de agua con sales minerales, en el tejido subcutáneo y en las serosas, alteraciones denominadas edemas.

El agua se elimina principalmente por:

  1. El riñón (1000 a 1500 ml diarios)
  2. La piel (45 a 1050 ml diarios)

En el organismo tenemos tres formas de agua:

  1. Agua ligada (que hace parte íntima de las moléculas protéicas)
  2. Agua coloidal (que penetra en las micelas y constituye la forma más importante de agua biológica)
  3. Agua libre o circulante (que ocupa los intersticios de la materia viva, entre la cual circula)

Distribución del agua

Se considera que el agua está distribuida en los tres compartimentos de líquidos del organismo.

  1. Plasma sanguíneo
  2. Líquido extracelular
  • Líquido intracelular

Entre los tres existe un intercambio intenso y contínuo de líquidos.

El agua actúa como si estuviera enteramente libre y poco o nada como si se hallase vinculada.

SALES MINERALES

Son compuestos químicos que llegan a nuestro organismo por medio de los alimentos que ingerimos y el agua que bebemos. Son importantísimas para el buen funcionamiento del cuerpo humano, pues entran en la composición del protoplasma de la célula de los tejidos y de los distintos humores orgánicos. La cantidad que de ellos se ingiere y se elimina es constante e inalterable. Otra parte de estas sales sigue la gran corriente de los líquidos en el organismo (orina, sudor, jugos gástricos, bilis, etc.) representan una cantidad variable que afecta el recambio acuoso en general.

Encontramos tres grupos de sales:

  1. Sales ácidas
  2. Sales alcalinas
  3. Sales neutras

Las sales que encontramos principalmente en el organismo son:

  • Cloruro de sodio
  • Cloruro de potasio
  • Carbonato de calcio
  • Bicarbonato de sodio
  • Fosfato de calcio
  • Sulfato de hierro
  • Sulfato de sodio
  • Nitrato de magnesio
  • Floruros, yoduros, bromuros, etc.

Cloruro de sodio

            Entra en el equilibrio del recambio orgánico, en la composición de los protoplasmas de las células de los tejidos orgánicos, en la composición del líquido intersticial que baña dichos tejidos y sus células. La relación sodio-potasio-calcio, para el buen funcionamiento de las fibras del corazón es una de sus funciones principales.

La ausencia o disminución de esta sal trae graves transtornos, provoca vértigo, debilidad extrema, inquietud, dolor en las extremidades, deshidratación, etc.

La necesidad diaria de esta sal es de 15-18 gr

Ya que ingerimos y eliminamos en la misma cantidad cuando los alimentos no la proporcionan debidamente, tenemos que agregarla en nuestra dieta diaria, para mantener su equilibrio en el organismo.

Cloruro de potasio

Componente obligado de los tejidos, de la sangre, de la linfa y de otros líquidos orgánicos (como la leche de las glándulas mamarias, líquido cefalorraquídeo, etc.)

Tiene acción estimulante sobre diversas funciones orgánicas como el buen funcionamiento de las fibras del miocardio (relación sodio-potasio-calcio). Lo encontramos en el thé, en el café, en caldos concentrados, carne, huevo, leche, pan, arroz, verduras, frutas, etc.

Fosfato de calcio

            Lo necesitan todos los tejidos, principalmente el óseo, en forma de fosfato de calcio; en el tejido muscular y nervioso en forma de sales orgánicas de fósforo. Entra en el equilibrio ácido-base del organismo.

Su disminución o ausencia provoca debilidad mental, agotamiento nervioso, falta de crecimiento en el niño y el adolescente.

Lo encontramos en leche, queso, yema de huevo, carne, zanahoria, habas secas, nuez, almendra, papa, etc.

            Carbonato de calcio

            Entra en el equilibrio ácido-base del organismo; permite la coagulación de la sangre, condiciona la contractibilidad del músculo del corazón o miocardio, calma la excitabilidad de las células nerviosas. Su falta al igual que la de los fosfatos de calcio produce raquitismo en el organismo.

Encontramos calcio en: verduras, frutas, leche y sus derivados.

Las sales minerales en general son material plástico (formador y constructor), mantienen el estado coloidal típico de la materia viva; mantiene los cambios osmóticos de la sangre y los tejidos permitiendo la nutrición de éstos, ayudan a mantener el equilibrio ácido-base de la sangre y sus tejidos, es decir, su pH , catalizadores de las innumerables reacciones y transformaciones de origen químico y físico-químico, en las que se basa la energía vital.

            LÍPIDOS

            Los cuerpos grasos de la piel representan un 2% más o menos de su composición total y están constituídos especialmente por grasas neutras y ácidos grasos. Entre los lípidos existentes en la piel señalaremos el colesterol y sus derivados.

El colesterol es un importante constituyente de las membranas que determinan todas las células y un precursor en la síntesis de las hormonas masculinas y femeninas, así como de las hormonas de la corteza suprarrenal. Es sintetizado por todas las células del organismo a partir del ácido acético, el hígado es el órgano que desempeña el papel más importante en su metabolismo, ya que es el encargado de regular el nivel en su plasma sanguíneo.

PRÓTIDOS

Son sustancias características de los organismos vivos; constituídos por un conjunto de aminoácidos, unidos mediante enlaces peptídicos, éstos se unen para formar una proteína cuyo peso molecular oscila entre 6000 o varios millones.

Las proteínas se dividen en sencillas y conjugadas.

Las proteínas sencillas contienen sólo aminoácidos (que constituyen el armazón orgánico) y pueden ser fibrilares o globulares.

Las proteínas fibrilares son generalmente insolubles: esclero-proteínas como la queratina o el colágeno, las cuales entran en la estructura de los tejidos de sostén, siendo de gran importancia en nuestro estudio, pues entran también en la composición química de la piel.

Otras proteínas importantes de la piel son la elastina y los pigmentos (hemoglobina, melanina, etc.) que dan a la piel su coloración.

OLIGOELEMENTOS

Se presupone la existencia en todos los organismos vivos, de veintiocho cuerpos simples, llamados oligoelementos por encontrarse en los tejidos en pequeñísimas cantides:

13 metaloides: carbono, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, azufre, fósforo, cloro, flúor, bromo, yodo, arsénico, silicio, boro.

15 metales: calcio, sodio, potasio, magnesio, hierro, zinc, cobre, níquel, cobalto, manganeso, aluminio, plomo, titanio, estaño molibdeno.

Leave a Reply

Your email address will not be published.